Nace Acquabox

Nace Acquabox

El proyecto de Acquabox nace en 2016, motivado por la baja calidad del agua embotellada que puede encontrarse en cualquier supermercado y el envasado que éstas ofrecen. Este agua presenta unos niveles de PH bajos -alrededor del 6-, por lo que podemos hablar de un agua con un leve sabor ácido. Además, contiene policarbonatos, un producto tóxico para la salud de los que la consumen. 

Bajo esta premisa, desde Acquabox se empezó una investigación para saber cuáles eran los lugares dentro del territorio español donde se podía obtener un agua de mayor calidad, así como un tipo de envasado más respetuoso con el medio ambiente y mucho más saludable para los consumidores.   

En busca de la mejor agua 

Tras mucho tiempo de investigación, se pudo dar con las mejores fuentes de agua. Los mejores manantiales donde poder obtener un agua realmente saludable, con los niveles de PH aptos para el bienestar y la salud del ser humano, son los que se encuentran en la cordillera cantábrica. El manantial que resultó ser el más idóneo para la extracción del agua fue el manantial Aquadomus, en la localidad palentina de Saldaña, en Castilla y León. El agua de dicho manantial es agua alcalina, un agua de mucha más calidad con un PH de entre 7,9 y 8, valores más óptimos para el bienestar de los consumidores. 

El equipo de Acquabox optó porque éste fuera el manantial elegido para la extracción del agua, así que sólo hizo falta establecer el contacto con el personal que gestiona el manantial y contarle todo sobre el proyecto. La idea fue de su agrado, así que de forma inmediata empezó la colaboración entre unos y otros. 

Agua alcalina

Una nueva forma de envasado

Una de las características que más llama la atención de este proyecto, tanto a usuarios como a los que gestionan el manantial, es la conciencia medioambiental que lo envuelve. Acostumbrados al uso del plástico -o cristal, aunque no es tan habitual- para cualquier tipo de recipiente que contenga líquidos, la propuesta de Acquabox de presentar el agua en caja destaca por la originalidad de su envasado, así como la cantidad de ventajas que éste ofrece. 

Más calidad, más saludable

El tipo de envasado que utiliza Acquabox -envasado al vacío- favorece que la calidad del agua permanezca intacta. Además, se trata de un envase de un sólo uso, no es rellenable. Los productos rellenables requieren de un proceso de lavado para volver a ser utilizados por las personas. Los productos que se utilizan para el lavado son productos tóxicos que dejan residuos imposibles de eliminar y que pasan a ser parte del agua que consumimos. 

Menos espacio, más cantidad  

Se acabó almacenar botellas o garrafas de agua en los armarios. El agua en caja es fácil de apilar en cualquier despensa, puedes tenerla encima de la mesa e incluso en la nevera. En menos espacio tendrás mucha más cantidad de agua. Además, lleva incorporado un pequeño grifo para que puedas servirte fácilmente o rellenar tu botella del gimnasio. 

Un producto ecológico

Uno de los factores diferenciales de Acquabox frente al agua embotellada convencional es la forma de presentar el producto. La propuesta de un agua de mayor calidad con un envasado sostenible fabricado con materiales totalmente reciclables la convierte en la más beneficiosa para el ser humano y, también, para el planeta.